Cambiar de tele ¿misión imposible? Consejos básicos

nov 2 • Hogar digital, Otros, Smart TV • 2544 Visitas • No hay comentarios

 

 Consejos básicos para cambiar de tele

 

Durante los últimos años los fabricantes de televisores han intentado por todos los medios mejorar la calidad de imagen de las teles planas para acercarse a los colores y los negros que ofrecían nuestras antiguas teles de tubo, y poco a poco lo van consiguiendo, pero… ¿qué necesito saber para comprar una tele nueva?

Pues lo primero informarte bien, y cuando digo bien, no me refiero únicamente –con todos mis respetos- a preguntar al dependiente de la tienda de turno qué me aconseja. Mi experiencia personal me ha confirmado que no es oro todo lo que reluce y que más vale ir con un par de cosillas aprendidas de casa, por si las moscas.

Lo primero que debes saber es que existen cuatro grandes grupos de televisores:

1)      Televisores de tubo o CRT: El de toda la vida, en el que veías La Bola de Cristal. Hoy día, las principales características de este televisor son pesar casi 50 kilos, quemarte la retina sintonizando canales y jugar con tus consolas antiguas. No encontrarás más ventajas que no hayan sido superadas a día de hoy por la nueva generación de televisores con pantalla plana.

2)      Televisores de cristal líquido (LCD): actualmente son los más extendidos. La pantalla, compuesta por píxeles rojos, verdes y azules es iluminada desde atrás, produciendo la imagen que vemos. Esta iluminación, en los modelos más antiguos, se hacía mediante unos pequeños tubos de neón. Pero desde hace algunos años, se hace con cientos de minúsculos emisores LED, que iluminan la pantalla desde detrás en los de más calidad, o desde los laterales en los más finos.

3)      Televisores de plasma: A pesar de ser la tecnología que actualmente ofrece mejor calidad de imagen, están en retroceso. Pero aún algunos valientes siguen fabricando modelos de gama alta en plasma. Son más pesados que los de LCD y sólo los encontrarás a partir de 40 pulgadas más o menos, pero el contraste que ofrecen lo compensa con creces.

4)      Televisores OLED: La tecnología OLED, o su prima AMOLED, ya se están usando desde hace algunos años en dispositivos móviles, pero todavía queda mucho para que triunfe en las grandes pantallas del salón. Su principal problema: el precio y la oferta, muy reducida todavía. Ofrecen una calidad de imagen muy superior al LCD e incluso a algunos plasmas, son finísimos y ligeros. Los OLED son el futuro, sin duda, pero todavía es un futuro lejano…

Consejos básicos para cambiar de tele

El estándar de resolución es el Full HD, es decir 1920 x 1080 píxeles de ancho por alto, resolución más que suficiente para ver una película con un nivel de detalle excelente a una distancia de 2 a 5 metros. Los que vean la tele a más distancia que se vayan mirando un proyector, o una pantalla de 65 pulgadas para arriba. Y para quienes piensan que ver los pelos de la nariz de Clark Gable no es suficiente, y necesitan ver los poros de la piel a la perfección, o una panorámica de Nueva York en la que se vean con detalle todos los semáforos de la ciudad, entonces la opción es el 4K o Ultra HD. El 4K (4 veces la resolución de FullHD) pretende ser el próximo estándar pero de momento no hay ningún tipo de contenido digno de mención. Lo que sí es digno de mención es el precio, y si lo combinamos con una tele OLED prepara unos 10.000 euros y tu mejor sonrisa. Eso sí, vas a poder ver hasta las arrugas de Jordi Hurtado… cuando Televisión Española emita en Ultra HD.

Otras cosas que deberías tener en cuenta y que poco a poco se han convertido en lo normal es, que la tele tenga conexión a internet, ya sea mediante WiFi, o conectando directamente el cable de red. Son las llamadas Smart TV. Es importante comprobar que tengan 3 ó 4 entradas HDMI por lo menos, por si quieres conectar un lector de Blu-Ray y un par de consolas, por ejemplo. Y que disponga de puertos USB de alta velocidad (USB2) para reproducir contenido multimedia digital grabado de cualquier ordenador, como tus fotos o videos personales. Si además la tele te permite grabar a través de los puertos USB, pues mejor. Ah, y otra cosa, que el 3D está muy bien, pero que si lo que quieres es buena calidad de imagen frente a la espectacularidad de cosas volando hacia tu cara, el 2D sigue sin tener rival. Tampoco está de más saber que una tele curva no se ve necesariamente mejor que una tele plana.

Luego hay más detalles, de funcionalidades más específicas pero esta sería la información básica para salir airosa cuando te adentres en los pasillos de la sección de televisores de la tienda.

Posts relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »