Construye tu marca digital

jun 8 • Personal Branding, Redes Sociales • 1787 Visitas • No hay comentarios

Pensive Businessman

Para construir una buena marca personal es muy importante ser consciente de qué propuesta de valor ofrecemos, en qué eres realmente bueno y en qué quieres apostar para el futuro profesional.

Hay que tomar consciencia de quiénes somos, qué hacemos, quién es nuestra competencia, cómo diferenciarse, quién puede valorar lo que se ofrece y dónde está el mercado al que nos dirigimos.

A la hora de construir una identidad digital o marca personal hay que tener en cuenta una serie de aspectos, que confluyen en uno: qué imagen se quiere proyectar hacia afuera y cómo se quiere ser percibido.

Esto implica no solo mostrar los puntos fuertes y el potencial que tenemos en un área determinada, sino también dar coherencia a la presencia en las redes sociales, asumir el reto constante de actualizar todos los perfiles con cierta frecuencia y seleccionar los contenidos que se van a publicar y los que se van a compartir en estas plataformas.

También hay que asumir en qué redes se quiere estar. Dependiendo del trabajo será mejor estar en unas u en otras, pero lo que no se debe olvidar es que si estás debes tener una imagen real y coherente contigo mismo, una puesta en valor de tus puntos fuertes. 

Para ello el profesional ha de mostrar una serie de características relativas a su manera de ser y actuar en redes. Podríamos destacar las siguientes:

  • Ser auténtico, se tú mismo. Lo más sencillo debería ser actuar como uno realmente es, aunque parezca increíble a veces es difícil mostrar la verdadera identidad. Cuanto más natural y humilde se muestra el perfil más lo agradecen los usuarios, ya que se muestra más cercano y accesible.
  • Ser diferente, es muy difícil destacar siendo uno más del montón. Realmente todo el mundo es diferente, solo falta identificar qué es lo que te diferencia, cuáles son los valores y fortalezas que tienes, en qué eres bueno y destacas, qué puedes aportar o cómo te enfocas para que destaque tu trabajo frente al resto.
  • Ser relevante, de nada sirve si el trabajo queda en el cajón, habrá que moverlo y darlo a conocer. A la hora de compartir el trabajo hay que pensar qué puede ser útil e intentar acertar con lo que hacemos y con quién lo compartimos. Si se escribe sobre temas culturales, habrá que ser relevante en este sector y llamar la atención sobre el mismo con temas relevantes, innovadores y actuales.
  • Ser coherentes. No se puede ser cada día de una manera y en cada red actuar de forma diferente, o dar una imagen en el mundo digital que difiera de nuestra forma de ser fuera de la red. Coherencia, en la manera de actuar y en el trabajo. Además de en lo personal y en la forma de actuar, se ha de ser coherente con la propia línea editorial en lo que se publica a nivel personal y con lo que se refleja.
  • Ser claro, fácil de distinguir. Ser veraces y a la vez interesantes. El trabajo y las acciones deben resultar sencillas de entender sin provocar dudas. Cuanto más claro seas mucho más reconocible será tu marca.

 

Posts relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »