Llega la era de los micro ordenadores a 9 dólares

may 11 • Hogar digital, Informática, Otros, Smart TV, Tecnología Educativa, Videojuegos y consolas • 2048 Visitas • 1 comentario

CHIP Pocket

Si preguntáramos a cualquier transeúnte si existen los micro ordenadores, inmediatamente se echaría la mano al bolsillo y nos enseñaría su flamante smartphone. Y no estaría muy equivocado, pues es cierto que nuestros inseparables amigos son de facto ordenadores en miniatura. No obstante la pregunta tiene trampa, y aún a día de hoy (y estas cosas pueden cambiar en cualquier momento), cuando nos referimos a un ordenador estamos pensando en una máquina que aún conserva algunas características que en los smartphones todavía no existen. No sólo nos referimos a una pieza de hardware con un procesador, algo de memoria RAM y algún sistema de almacenamiento – muchas impresoras, televisiones e incluso neveras tienen eso y no las convierte en ordenadores- entonces, ¿qué es lo que buscamos para diferenciar al ordenador del resto? Pues la libertad.

Tras cualquier dispositivo electrónico hay una guerra fría de patentes, royalties y estándares. Los fabricantes de smartphones quieren controlar lo que usas y lo que no en sus dispositivos, lo que puedes instalar y lo que no. Y cuando digo esto no me refiero simplemente a aplicaciones, sino a la base de todo, al sistema operativo. Los ordenadores tienen un sistema operativo que es un medio de interactuar con la máquina y dicho sistema proporciona las herramientas necesarias para crear otro sistema, si así lo deseamos. Yo podría conectar un Samsung Galaxy S6 a un monitor por HDMI, a un teclado y a un ratón por Bluetooth, incluso a una impresora, pero eso no lo iba a convertir en un ordenador, ya que seguiría limitado por lo que Google quiere o no quiere que haga con su dispositivo.

Este sería un poco el aspecto más filosófico para diferenciar un ordenador de un móvil y, por supuesto, hay muchos más, pero no nos perdamos en los detalles. Todos a día de hoy conocemos la Raspberry Pi (RPi), el micro ordenador que allá por 2012 empezó a venderse como churros a un precio de 26 dólares. ¿Por qué la Raspberry Pi es un ordenador y mi flamante iPhone 6 Plus no? Pues porque la RPi no está encorsetada, la puedes usar para montar una recreativa donde jugar a juegos antiguos, para gestionar el consumo eléctrico de la casa, para ver películas y fotos en el televisor, para conectarla a un instrumento musical, apilarla con otras Raspberry Pi para crear un súper ordenador, como herramienta educacional en las aulas de medio mundo… Sus usos son infinitos y el límite es tu capacidad para exprimirla al máximo. La RPi enseñó al mundo lo que un micro ordenador de 25 dólares podía conseguir y lo va a volver a repetir con su segunda versión, la Raspberry Pi 2.0, lanzada en febrero de este año, con más potencia que su modelo anterior, y con la promesa de soportar Windows 10 cuando Microsoft lo tenga listo. Y todo en el tamaño menor que el de tu iPhone 6.

CHIP

Pero, ¿y si bajamos aún más el precio? ¿Qué tal hasta los 9 dólares? Aquí el tema ya se pone muy interesante, pues por el precio de una Raspberry Pi nos podemos comprar tres de estos pequeños ordenadores. Si nombre es CHIP, están en plena campaña de Kickstarter y nos prometen un montón de cosas maravillosas. Ah, y si piensas que a lo mejor no consiguen el dinero, decirte que pedían 50.000 dólares para lanzarlo al mercado y llevan recaudados 600.000, Vamos, que la cosa va bien.

CHIP es del tamaño de una tarjeta de crédito, tiene un procesador de un núcleo Allwinner R8, que soporta hasta 512MB de memoria RAM y es capaz de reproducir video FullHD. De hecho tiene unas especificaciones muy parecidas al primer modelo de RPi que salió al mercado, pero CHIP esconde algunas sorpresas: Bluetooth 4.0 y WiFi, dos cosas de las que carecía la RPi, y que permitirán que puedas utilizar teclados, ratones o incluso el mando de la Playstation 3 de forma inalámbrica. Así podrás liberar su único puerto USB para conectarle un disco duro, por ejemplo, pero además cuenta con 4GB de memoria de almacenamiento interno. Como pega señalar que la única salida de video que trae de serie es una de video compuesto, que te puede sacar de un apuro, pero que no te va a servir de mucho para enchufarla a tu flamante televisor FullHD. Para ello, puedes comprar por separado los adaptadores HDMI y VGA, 15 y 10 dólares más respectivamente.

Y otra de sus grandes bazas es la de poder hacer portátil, pues los chicos de CHIP han diseñado una especie de carcasa, en la que se inserta la CHIP y que tiene teclado, pantalla táctil a color y batería, con lo que por 40 dólares más tendremos una especie de GameBoy con teclado.

Hay muchos más modelos de micro ordenadores, la mayoría del estilo de la Raspberry o de CHIP, pero también los hay que se conectan directamente al puerto HDMI del televisor, como los modelos de Intel, como si fueran aquellos decodificadores de TDT que aún deben andar por algún cajón del salón. ¿Quieres probarlos?

 

Posts relaccionados

One Response to Llega la era de los micro ordenadores a 9 dólares

  1. Roberto dice:

    No es entiendo. Windows hace exactamente lo mismo que Androides. Incluso en Windows ya te logueas con tu cuenta de outlook. Para mi no hay ninguna diferencia, el concepto de microordenador como lo manejas es incorrecto. En todo caso debería llevar linux para que cumpla tus condiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »