Pico-proyectores para llevarte el cine en el bolsillo

nov 24 • En digital, Hogar digital, Imagen digital, Otros • 2562 Visitas • 1 comentario

LGPH300, un mini proyector de bolsillo

 

El uso de los proyectores en casa siempre se ha asociado con buscar una experiencia más cercana al cine sin tener que gastarnos un dineral en televisores de más de 55 pulgadas. Muchos de estos pequeños proyectores de bolsillo, pueden llegar a ofrecer tamaños de pantalla de hasta 120 pulgadas (casi tres metros) de diagonal por debajo de los 250€. Si bien es cierto que no dan la calidad que se puede esperar de un televisor de gama media, te pueden resolver una escapada de fin de semana al campo (muchos llevan baterías) o una reunión de trabajo improvisada.

Dado que todos los proyectores, o pico-proyectores como muchos los llaman debido a su reducido tamaño, trabajan con resoluciones muy por debajo del estándar Full HD (1920 x 1080 píxeles), lo mejor es no pasar con ellos de las 60 pulgadas de proyección. Y es que a partir de ahí, la imagen pierde luminosidad y los píxeles se hacen muy evidentes para el espectador, aunque hay algunos modelos que dan una calidad más que aceptable de imagen para este tipo de dispositivos.

Si eres de la que se mira muy mucho el diseño y te gusta lo más cool, te encantarán las dos propuesta que tiene LG, uno de ellos recién salido del horno: el PH300. Pero los dos son muy bonitos: el PG60G es un proyector del tamaño de una caja de CD, pero con un grosor de 6 cm, pesa un kilo aproximadamente y ofrece unas prestaciones excepcionales: 1280 x 800 píxeles de resolución, 500 lúmenes ANSI (esto es la luminosidad de la lámpara) y un contraste de 100.000:1. Aunque estas características (como en todos los proyectores) varían mucho dependiendo del entorno en el que se proyecte la imagen: el contraste bajará drásticamente a medida que entra más luz en la habitación donde se está proyectando y una alta luminosidad de la lámpara hará que la imagen se siga viendo bien aún con algo de luz en la habitación. Este pico-proyector cuenta con una batería que carga en tres horas y proporciona 2 horas de consumo. Por último la lámpara tiene una duración aproximada de 30.000 horas de uso.

El otro modelo, el PH300, tiene algo menos de resolución (1280 x 720) y de luminosidad (300 lúmenes ANSI), pero ofrece media hora más de autonomía y es ligeramente más pequeño. Los dos modelos tienen entrada HDMI y USB, para poder reproducir contenidos desde tu tablet o smartphone a través de un adaptador, o directamente desde un pendrive USB.

El PG60G cuesta unos 520€ y el PH300 unos 400€.

PicoPix de Philips, el modelo PPX3610

Otro pico-proyector digno de mención es el PicoPix de Philips, el modelo PPX3610. Este modelo también cuenta con una batería de dos horas de reproducción, además viene con WiFi y con un explorador de internet incorporado, con lo que podrás reproducir contenidos desde tu móvil u ordenador sin cables de por medio, o si estás conectado, reproducirlos directamente desde Youtube. Tiene una memoria interna de 4GB, que se puede ampliar mediante una tarjeta SDXC, también puedes reproducir contenidos desde un USB, por HDMI o VGA. El punto flaco de este aparatito es la resolución, que se queda en 854 x 480 píxeles, que está bien si buscas reproducir contenido que no sea Full HD, como DVDs o videoconsolas como la Playstation 2. Pero que se queda corto en cuanto le pones un Blu-Ray, el contraste de 1000:1 tampoco es un valor impresionante. Philips dice que llega a las 120 pulgadas de pantalla, pero es mejor no 42-46 pulgadas para que la calidad de la imagen se vea muy afectada, dada su resolución. El Philips PPX3610 cuesta unos 385€.

AsusP2E, otro proyector portátil

Para finalizar también es una opción interesante el Asus P2E. En este caso, es un poquito más grande que los otros, pero sigue siendo lo suficientemente pequeño para ser portátil. Ofrece una resolución de 1280 x 800 píxeles, pero lo mejor son los 350 lúmenes de su lámpara y su ratio de contraste de 3500:1, que para un dispositivo de estas características no está nada mal. El Asus cuenta con algunas otras funcionalidades, como el ajuste de la distorsión de la imagen en la pantalla, o el mando a distancia con puntero láser, que puede venir bastante bien si lo usas para presentaciones. Este modelo es el más potente de la gama de pico-proyectores de Asus, pero sus hermanos menores, el P1 y el P1M también merecen echarles un vistazo. El Asus se puede comprar por unos 460€.

Hay otros modelos, como el Acer K137 que también están en esta gama de los 450 – 500€, con prestaciones muy parecidas al Asus, pero con algunos añadidos interesantes, como la integración de altavoces estéreo o un contraste de 10.000:1.

BenQ y Epson también tienen proyectores pero ya algo más grandes, que se orientan más al salón de casa que a llevarlos en el bolsillo.

Aunque quién sabe, al fin y al cabo el término “portátil” es tan subjetivo ;)

Posts relaccionados

One Response to Pico-proyectores para llevarte el cine en el bolsillo

  1. […] claro, si esto fuera así de simple, ¿por qué los proyectores que venden en las tiendas valen hasta miles de euros? Pues muy fácil: no esperes ver una calidad […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »