Sexting: práctica de riesgo en jóvenes

oct 21 • Tablets • 2663 Visitas • 1 comentario

sextingSeguimos insistiendo en la idea de diferenciar un manejo intuitivo de las TIC por parte de los menores, con respecto a un uso seguro y responsable de Internet. En ese sentido, hoy tenemos que tomarnos en serio que existen unas prácticas de riesgo debido al uso inadecuado de la Red. Y una de ellas, es el sexting que consiste en el envío de fotos o vídeos con las siguientes características:

Fotos que una persona se toma a sí misma y que envía a otra por voluntad propia (cuando es obligado, es ciberacoso)
Con contenidos de tipo sexual como desnudos o semidesnudos, y en ocasiones mucho más explícitos.
- Son enviadas la mayoría de las veces a través del móvil.

En muchos estudios, cuando definen el sexting lo hacen sólo refiriéndose a una práctica propia de los menores de edad. Sin embargo, en estudios más recientes se observa una amplitud de esta práctica en adultos jóvenes y de mediana edad. Aunque hoy, nos centraremos en los adolescentes y dejaremos el de los adultos para otro post pues los motivos que llevan hacia la práctica del sexting son diferentes, así como las medidas preventivas.

De cualquier forma, ¿no os extraña que sea una práctica tan habitual y espontánea? ¿A qué puede deberse?
Los estudios no son concluyentes, pues es un tema reciente que no ha dado ocasión de estudiarlo en mayor profundidad. Sin embargo, sí se pueden argumentar algunas causas como determinantes e influyentes, por ejemplo:

Vivimos en un mundo excesivamente sexuado y el desnudo se ha convertido en algo normalizado. Cualquier programa de televisión, cualquier anuncio de publicidad (incluso de aquel producto más insulso) aparece un desnudo humano. Y nos hemos acostumbrado a observarlo sin ningún criterio ético o ninguna reflexión. Como un asunto de belleza, de lucimiento, de competición por tener el mejor cuerpo.
- Influencia de ciertos modelos sociales o ciertos personajes que viven su intimidad y sus relaciones personales de manera pública. El hecho de que famosos del deporte, el cine, la música realicen sexting y esto llegue a los medios, contribuye a normalizar e incluso a dar prestigio a esa actividad entre adolescentes.
La presión del grupo de amigos o de la pareja sentimental, que inciten a hacerlo argumentando que “todos lo hacen y no pasa nada”. En algunos casos, podemos hablar no sólo de incitación, sino de chantaje o intimidación.
Confianza en el amor de la pareja sentimental destinataria. A esa edad carecen de madurez suficiente para saber que las circunstancias pueden cambiar, y quien hoy es su amigo o pareja, puede dejar de serlo en algún momento. Y en el peor de los casos, la relación puede acabar de manera poco amistosa o incluso con odio y rencor.
– En muchas ocasiones, los adolescentes interpretan ese envío de fotos como sustitutos de relaciones sexuales. O también, como el paso previo para mantenerlas. Es más fácil mostrarse desinhibidos de manera online que fuera de la Red. Aún así, hay estudios que argumentan que no deberían considerarse como sustitutos del sexo, sino como una práctica de riesgo más en el ámbito sexual.

 

Entre las recomendaciones que podemos inculcarles a los menores, señalamos:

– Lo más lógico y sensato, y el mejor ejemplo que podemos dar es no producir sexting. Y si nos llega algún material de contenido sexual, no difundirlo. Y por último, no provocarlo.
– Hablar con los menores y hacerles entender que lo que se publica online es irrecuperable y jamás volverá a ser de su propiedad. En el mismo instante que se publica, puede haber llegado a cualquiera en pocos segundos. Es más, hay determinadas webs de pornografía que recogen ese tipo de material por toda la Red y puede terminar allí o en manos de pederastas.
– Si son destinatarios de una foto donde se muestre un menor desnudo, deben saber que poseer una foto con ese contenido o difundirla, es un delito de pornografía infantil. Por lo tanto, hay que borrar cualquier fotografía que nos llegue y poner en conocimiento de su difusión tanto a la persona que aparece en la foto si la conocemos, como a las autoridades policiales. Quizás, algún compañero de clase o algún conocido esté siendo víctima de ciberacoso por parte de un adulto o de otro menor de su entorno.
– También estaríamos cometiendo una ilegalidad al compartir una fotografía que no es nuestra, pues la imagen es un derecho que está protegido por la Ley. A veces no es suficiente solo con el consentimiento de la otra persona, sino que también pueden ser necesarias otro tipo de autorizaciones más complejas.
– Como padres de hijos adolescentes que empiezan a tener sus primeras relaciones, mejor será que asimiles que el sexo estará presente de alguna u otra forma en esa relación. Quizás no físicamente en un principio, pero sí a través de estos medios. Habla de tus hijos sobre el sexting con la misma naturalidad que les hablas de sexo, sobre su actividad en la Red y las repercusiones que pueden traer a sus vidas o el daño que puedan causar en la vida de otros. Muéstrales ejemplos reales o comenta con ellos algún caso que se produzca en su entono, no lo evites ni lo ocultes.
Supervisa su vida online. Intenta saber con quién habla a través de las redes sociales, quiénes son sus amigos, a quién envían mensajes y de quiénes lo reciben. A veces es muy complicado que un hijo acepte como amigo a uno de sus progenitores en las redes sociales. Siempre se puede recurrir a otro familiar con quien mantenga buena comunicación (un hermano mayor, un primo mayor, un tío,..) que además de supervisar la vida online de tu hijo, sea un ejemplo de buenas prácticas. Aunque de cualquier forma, siempre son los padres quienes tienen que ejercer esa responsabilidad.
– Infórmalos sobre qué tipo de información pueden hacer pública a la vista de todos, y cuál otra es privada y no le interesa a nadie por cuestiones de seguridad y preservar la intimidad.
Limita el acceso y uso de la Red y hazlos responsables de su buen uso para que desarrollen una buena conducta. Pon tú las normas, igual que pones una hora de llegar a casa.

 

 

Posts relaccionados

One Response to Sexting: práctica de riesgo en jóvenes

  1. […] Sexting: práctica de riesgo en jóvenes – Tecnología ¡HOLA!Te explicamos en qué consiste el sextíng, por qué motivos lo practican los jóvenes y cómo formarlos en medidas preventivas. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »